BLOG

Síguenos


SOPORTE DE VIAJES

J&D Oilfield International cree en el talento emergente venezolano

Del arte surge un efecto poderoso que es la creatividad. De la forma más sutil muestra la expresión honesta de quien con un lienzo y un pincel es capaz de darle vida a los colores.

Vanessa Iacono es una artista plástico venezolana que sumerge sus ideas y sueños en el universo mitocondrial, ese lugar donde nada es imposible y donde las pequeñas ideas se convierten en personajes fantásticos que cobran vida.

Pasión de Vuelo fue la obra más reciente de la joven portocruzana creada para la organización J&D Oilfield International, una empresa dedicada a ofrecer servicios integrales para la aviación comercial y general, que cree en el talento venezolano e impulsa a los nuevos artistas.

La pequeña pieza fue creada como un obsequio especial para el lanzamiento de la nueva tarjeta internacional de combustible de J&D Oilfield International, organización que ha ampliado sus fronteras a más de 60 localidades que comprenden Latinoamérica, el sur de la Florida y el Caribe.

El pequeño lienzo azul elaborado por la artista plástico tiene la representación de tres personajes característicos del mundo aeronáutico, como la aeromoza, el piloto y un ejecutivo, creados bajo la imaginación de Iacono, quien desde un principio mostró gran motivación por el proyecto.

La creación de un obsequio único para los clientes de J&D Oilfield International fue eco de satisfacción e impresión al tener en las manos una pieza original teñida de colores y mitocondrias características de Vanessa Iacono.

Arte sin limitaciones

Iacono es psicóloga y artista plástico. Considera que su trabajo ha sido inspirado en el pensamiento dual, es decir, cómo en la vida cotidianidad pensamos en dualidades tales como: arriba-abajo, negro-blanco, bueno-malo, vivir-morir, interno-externo. “Este trabajo muestra la ansiedad que a veces vivimos por esta forma de pensar y sobre la dualidad INTERNO-EXTERNO se desarrolla la temática, donde lo interno es representado a través de organismos de la célula y lo externo a través de manos, pies y labios que se muestran en personajes “monstricos” quienes viven perturbados por el pensamiento dual sin perder su esencia bondadosa”, explica la artista.

Por otra parte su versatilidad al momento de plasmar mitocondrias no es limitado. Lienzo, paredes, botellas, zapatos, carteras, estuches y todo aquel objeto que imagine puede ser intervenido por Iacono.

Su arte representa juventud, vida, alegría e imaginación… esa que transmite a través de cada pincelada.